lunes, 17 de julio de 2017

Cazando Historias: Un hombre literalmente loco de amor

Estar montado en un vehículo de transporte público es un manjar de historias cortas o largas dependiendo del destino de los usuarios y hasta donde llegue el pasaje. Cuando voy a visitar a mi familia en Santo Domingo Este, siempre me mantengo chequeando a todo el que sube a la voladora 27 de febrero (autobús que corre más que una gacela por tan sólo 25 pesos desde Los Girasoles hasta Las Américas) como forma de amortiguar el largo viaje.

Esta vez no fue una experiencia agradable que digamos el motivo de cruzar de mi municipio Santo Domingo Oeste hacia el municipio cabecera de la Provincia Santo Domingo, nada más y nada menos que extraer un tercer molar, lo que comúnmente denominamos "La muela del juicio" o cordal. Nada sencillo.

El caballero de esta historia subió al bus en la parada de Pinturas, de inmediato se entra la mano derecha al bolsillo, extiende la mano en dirección al cobrador, con voz jocosa exclama: "Ten,por si tengo el bolsillo roto". Ahí comenzó todo...

"Vamos rodando, vamos rodando pa'tras"  es una de las frases que se escucha en estos tipos de transporte. Nuestro protagonista encontró un asiento a la altura de la Núñez. Para ese momento había más de 10 nacionales haitianos junto a nosotros, la mayoría mujeres con un cuerpo bien distribuido. Llamaban la atención de los presentes.

En la Churchill con 27 de Febrero Antonio(nombre ficticio porque no sabemos como se llama en realidad) se alaba así mismo mientras habla con una de las haitianas "Es que ella nunca me va a dejar, yo estoy demasiado bueno". El tiempo se detuvo ante esta oración cargada de una "autoestima muy alta".

 Confieso que todas las damas sin importar nada, giraron la cabeza al final del autobús(Sí,a la cocina)a ver al William Levi o tal vez Alex Rodriguez. Tremenda decepción al ver este diminuto hombre, maltratado por la vida y los años, carente de dientes delanteros, con un saco sucio dónde cargaba quien sabe que. Arranco carcajadas como si fuese un coro parroquial.

El no dejaba de hablar de su Jovanna (nombre real) que la amaba por sus cualidades pasionales y la forma en que lo trataba, explicó que la conoció en un pica pollo en la Duarte dónde labora desde las 3 de la tarde hasta la madrugada. Nos contaba que los hombres solo van detrás de ella ,pero que ella no les hace caso ni sale ya con otro que no sea él, desde que iniciaron la relación.

Miraba detenidamente a una morena a la cual según él veía a su "Jovanna" quien además era del vecino país. Durante todo el camino mencionaba como hacía feliz a su mujer, no sabemos si es verdad o no su historia, pero literalmente está "loco de amor".

Un amor sin barreras, sin fronteras,sin racismo. Así como "Antonio" hay muchos dominicanos casados con haitianos procreando hijos nacidos en República Dominicana, donde el sentimiento más puro del mundo olvida a los extremistas racistas y los que pretenden la unificación, a ambos bandos, ahhh incluir a los indiferentes frente al tema de inmigración.

"Las haitianas son más ricas que las dominicanas, me quedo mi Jovanna me espera" así pidió la parada en la Duarte con París. Caminaba con suma alegría tal vez hacia su amor o quien sabe a hacia donde iría. Despertó en las que continuaban el anhelo de tener una pareja que solo respire su nombre ,aque coqueteaba con otras, solo veía el reflejo de su amada.

El tipo en buen dominicano estaba "amarrao" por el buen trato de su pareja. ¿Tu pareja que tanto habla de ti y de tus cualidades?. No existen muchos Antonio.




América Pérez
Pensadora Libre



0 comentarios:

Publicar un comentario