jueves, 14 de septiembre de 2017

Ya no lloran ni sonrien

Por :Dalton Herrera
Los niños recitan sonetos ante el asedio de la artillería materna y la enemiga. Ya no lloran ni sonríen, solo observan el caos y cantan letras patrióticas.

Los adultos juegan a la guerra sin importar quebrantar el espíritu o exponer la carne y los tejidos. Su misión es aniquilar, y mientras más asesina, mejor persona se convierte...

En tanto que los todopoderosos colocan sus codos sobre las ciudades como si fueran mesas, y ejercen fuerza y crueldad como si de una lucha de pulso se tratara, así sea que la plataforma que sostiene aquellos brazos se destruya completamente.


0 comentarios:

Publicar un comentario