domingo, 27 de mayo de 2018

La Opinión Prestada: Cuando una madre se va, queda la casa vacia


No hay un solo lugar de la casa que no este su presencia, es cuando uno viene a valorar los pequeños momentos que uno no les da ningún interés en esos momentos, solo cuando ella te deja.
Es cuando uno recuerdas esos momentos de una personas que se quedaba mirándote y que muchas veces en silencio te decía cuánto te amaba, y uno no se daba cuentas, solo cuando ya no estás, vienen los recuerdos y te hacen reír, te hacen llorar, te llevan a disfrutar ese recuerdos y te hacen melancólico.

Son los momentos que uno guardo en el subconsciente, en lo más profundo del recuerdos para momentos como hoy recordar,
Cuando yo era un niño, un día como hoy que se celebra el día de la mujer madre, muchas veces yo sufrí un dolor desgarrador en mi pequeño pecho, es cuando duele el alma, por qué el alma duele señores, sufría un gran dolor por qué veía como algunos vecinos del barrios les llevaban a sus madres hermoso regalos en hermosas envolturas, yo muchas veces no pude llevar uno solo, mi padre no estaba! y mi mamá no tenía para darme para comprar uno para ella...

Recuerdos que muchas veces ella me abrasabas y me decías el mejor regalo tú me los da todos los días cuando me dice bendición Mamá! y me da mi beso y un fuerte abrazo, un día tú podrás darme tus regalos.

Y les juros que cuando cobre mi primer sueldos en el taller de Don Juan, y solo faltaban dos días para que llegara él días de las madres, y con mis quinces pesos en los bolsillos, me dirigí hacia la avenida San Martín y les compre a mi mamá un regalo hermosos en un bonito papel decorativo, y ese día vi ese brillo por primeras vez en los ojos de mi mamá, un brillos que es especial, las madres tienen dos clases de brillos en los ojos, el primero la satisfacción cuando te tiene en su regazo cuando te amamanta, y cuando tú con tu esfuerzo le dice felicidades mamá,! En tu día,!!'

0 comentarios:

Publicar un comentario