martes, 10 de marzo de 2020

EL BULEVAR DE LA VIDA: La propuesta

Pablo McKinney
pablomckinney@gmail.com
En las palabras pronunciadas por Margarita Cedeño en MCKINNEY se explica el por qué en apenas meses se ha instaurado entre amplios sectores de nuestra clase media un ambiente de rechazo al PLD.
La vicepresidente admitió que aún antes de la llamada del secretario de Estado, Mike Pompeo, el presidente Medina y su equipo propusieron a Leonel Fernández apoyarla como candidata, como forma de resolver la crisis que amenazaba la unidad del partido.
La propuesta fue rechazada, y como era de esperar, el cierre de esa puerta unificadora, que ampliaba la ineficiente fábrica de presidentes del PLD, -dos en 20 años-, agravó las contradicciones.

Llegaron las primarias, y ocurrió lo que desde hace 20 años ocurre en las primarias peledeístas y conoce muy bien Leonel Fernández, que en 1999 era presidente del país: el grupo que detenta el poder siempre gana, si transparente, equitativa y democráticamente, mucho mejor, pero el caso es que siempre gana. Azares de la “logística” y otras coprologías de la política vernácula.   
A partir de esas primarias, en el PLD ya todo fue secundario. El mar había entrado, finalmente el anunciado lobo había llegado a cenar.
La renuncia de Leonel y la creación de LFP decretan el inicio del fin del proyecto político que fue el PLD, -ahora en verde y en morado-; al punto de que hoy el voto no es de simpatía por Abinader, sino de rechazo al PLD.
Uno lo tiene escrito por ahí y alguna vez en alguna entrevista se lo advirtió a Luis: Para sacar al PLD del poder, el candidato opositor, debe ser capaz de convertirse en el Antonio Guzmán de 1978.
Sin ser santa, la doctora Cedeño está ahora compelida a repetir en la isla electoral el milagro de la multiplicación del pan y los peces, y sobre todo de los votos que por culpa de tanta torpeza con sodera han perdido los peledeístas.
¡Ve qué vaina! Por evitar el triunfo del otro, Leonel y Danilo están dispuestos a propiciar el triunfo del hijo del Dr. José Rafael Abinader, aunque esta victoria signifique la derrota de ambos y quizás, hasta el fin de sus exitosas carreras políticas.
¿Qué si habrá reconciliación? Sabrá Dios, al fin, ante tanta incertidumbre, ya uno sólo está seguro de su ignorancia. Más extraños compañeros de cama que estos dos recuerda la historia.
Fuente: Listin Diario 

0 comentarios:

Publicar un comentario