domingo, 23 de agosto de 2020

Ruinas del palacete de Palavé

Ruinas del palacete de Palavé

Santo Domingo Oeste. Sin importar el paso del tiempo la Casa Grande de Palavé, una estructura de estilo colonial convertida en ruinas, se niega a ser devorada por el olvido, la inclemencia del clima y el abandono de las autoridades, y clama visualmente que sea recuperada y convertida en área protegida.

Erigida en la comunidad de Hato Nuevo, Manoguayabo, en Santo Domingo Oeste, esta edificación colonial construida a finales del siglo XVI por una de las prominentes familias que llegaron a la isla y se dedicaron a la cría de ganado, se mantiene en pie a pesar de que las autoridades culturales y municipales la han dejado a su suerte.

“Eso que se llama Palavé es una casona del dueño de la finca. No se han encontrado restos arquitectónicos. Tan poco se ha investigado. No es que no vayan a aparecer en el futuro, pero sobre la superficie de la tierra no hay restos arquitectónicos de que haya sido una empresa productora de azúcar (ingenio), pero ganadera sí”, explícó el arquitecto César Iván Feris Iglesias.

La que una vez fue majestuosa edificación ya no posee, ni siquiera vestigios de techo, ventanas o puertas, y en sus paredes internas se observan nombres y figuras hechas con objetos punzantes que ayudan a acelerar el proceso de deterioro del edificio. Obreros del Ministerios Medio Ambiente van cada cierto tiempo y lo limpian y cortan la grama.

Algunos de los huecos de las ventanas, ya han comenzado a ceder ante el deterioro causado por el clima o las manos de personas desaprensiva. En algunas paredes han dibujado graffitis, se observan hierbas que crecen dentro de los muros.

Ya el área está rodeada de casas e incluso vehículos pasan justo por su frente para llegar a su destino.

Además el arquitecto Feris Iglesias externó su preocupación ya que en todo el entorno de la edificación y lo que debería ser un área protegida se estén construyendo todo tipo de viviendas.

Enclavada en el mismo centro de una vasta vegetación, este palacete está indefenso ya que cualquier persona que lo desee puede entrar y salir con toda libertad. A decir de algunos lugareños que pidieron no ser identificados, vándalos de la zona lo usan para pasar el tiempo y usar drogas.

La belleza de todo el entorno es tal, que es un escenario muy popular para hacer sesiones de fotografía para bodas y de quince años, además de que se firman muchos videos musicales.

Orígenes

Es poco lo que se conoce sobre la historia de esta casona. No se sabe el año específico en que fue construida, pero por sus materiales y su arquitectura se presume se levantó en el siglo XVI, y no hay dudas de que esta estructura fue la vivienda de una familia de ganaderos y no de un sembrador de caña y productor de azúcar, como se ha afirmado con anterioridad.

Características

Es un palacete (Mansión lujosa parecida a un palacio pero más pequeña) de dos pisos, construido a finales del siglo XVI en piedra, tapia (barro apisonado en un molde y después secado al sol) y ladrillo que ofrece un testimonio del estilo arquitectónico imperante en el Nuevo Mundo, y la forma de vida de los grandes señores de las nuevas tierras.

“Palavé está construida con materiales duraderos, como la tapia, en algunas partes hasta sus piedrecitas tiene, para que pueda soportar los techos. Su distribución interior es magnífica tiene, sala, estudio, habitaciones y hasta una oficina para el dueño de la finca”, detalló Iglesias.

Detalles

La construcción tiene una estructura de 22 metros de largo por 12 metros de ancho con una altura aproximada de 7 metros.

Su fachada principal está compuesta de tres grandes puertas terminadas en arcos. Cuatro ventanas dos para habitaciones en el primer nivel, y las otras dos para el segundo. Un campanario en el mismo centro del muro principal que es la parte más alta de toda la estructura.

La pared sur de la casona tiene dos ventanas una para el primer nivel y otra para el segundo piso y una enorme puerta (que mide 9 pies de altura por 7 pies y medio de ancho). El muro norte de la vivienda también tiene tres ventanas. La parte trasera no cuenta con puertas, pero sí tiene tres ventanas.

El interior consta en el primer nivel de un recibidor y cinco habitaciones. Y en el segundo nivel hay tres habitaciones. Todas las habitaciones se conectaban entre sí, mediante puertas y ventanas.

“Los restos arquitectónicos, y los monumentos son nuestra verdadera riqueza”,

César Iván Feris Iglesias.

“Palavé. Lo que sucede con esas ruinas es que es un palacete. Una mansión construida a escala de lo que era la colonia en el país, y estando lejos de Santo Domingo en la ribera norte del río Haina. Es una mansión de dos pisos con una arquitectura influenciada por el clasicismo arquitectónico”, enfatizó el arquitecto Feris Iglesias.

Según él en una ocasión el diseñador dominicano de fama internacional Oscar de la Renta, quien había visitado la obra, quedó tan impresionado que intentó comprar esas ruinas para restaurarlas y convertirlas en una de sus propiedades en el país

Texto: fuente externa.

0 comentarios:

Publicar un comentario